Viajar en tren es una de las formas más relajantes y agradables de explorar Gran Bretaña.

Con más de 2.500 estaciones de tren en Gran Bretaña, los visitantes tienen la oportunidad de explorar Gran Bretaña y descubrir tanto las ciudades como la campiña de Inglaterra, Escocia y Gales. Los tiempos de viaje entre los destinos clave son muy cortos. Por ejemplo, el tramo Kings Cross (Londres) – Edimburgo demora 4 horas 20 minutos; Euston (Londres) – Manchester, 2 horas; Paddington (Londres) – Bath, 1 hora 25 minutos; Paddington (Londres) – Cardiff, 2 horas 5 minutos; Kings Cross (Londres) – York, 1 hora 50 minutos; Piccadilly (Manchester) – Windermere (Lake District), 1 hora 40 minutos.

La forma más económica de explorar Gran Bretaña es en tren con un pase de BritRail, el cual además incluye ofertas de 2×1 para varias atracciones. Con un pase de BritRail o BritRail Pass, los visitantes pueden viajar a través de la red ferroviaria nacional a cualquier lugar y en cualquier momento que lo deseen, para descubrir las delicias de Escocia, como también disfrutar de un relajante día de playa en Cornwall.

Si viaja únicamente dentro de Inglaterra, puede descargar el BritRail England M Pass a su teléfono inteligente para usar el código QR en los molinetes y a bordo de los trenes. Este pase se puede adquirir antes de viajar a Gran Bretaña con una anticipación de hasta 11 meses, brindándole una experiencia totalmente digital que le ayudará a ahorrar tiempo y es la manera más simple de explorar Gran Bretaña en tren.

Viajar en tren es una fantástica alternativa a volar ya que no es necesario registrarse previamente al viaje y las estaciones, por lo general, están ubicadas en el centro de la mayoría de los destinos. Y para la comodidad suprema, la mayoría de los trenes poseen servicios completos a abordo, como comida y bebida, baños, portaequipajes y, para seguir conectado durante su viaje, Wi-Fi y enchufes eléctricos para cargar susdispositivos electrónicos móviles.

Desde el parque nacional New Forest en el Sur de Inglaterra (Waterloo, Londres – Brockenhurst, 1 hora 30 minutos) hasta la Tierras Altas de Escocia (Waverley, Edimburgo – Inverness, 3 horas 20 minutos), el pase Britrail es una fantástica forma de explorar sin mayores inconvenientes.

Consejos de viaje

Los trenes más rápidos y cómodos de Gran Bretaña son los que transitan por las líneas pricipales. Siempre se recomienda resevar con anticipación, en especial si quiere viajar en horas pico, como los viernes por la tarde. Los trenes de las líneas principales poseen coches comedor y aire acondicionado, y son rápidos (p. ej., viajar directo de Londres a la capital de Escocia, Edimburgo, demora sólo 4 horas 20 minutos; o viajar directo de Paddington, Londres a la capital de Gales, Cardiff, sólo toma dos horas).

Si es discapacitado y necesita asistencia, puede llamar al servicio de consultas National Rail Enquiries (con por lo menos 2 horas de anticipación a su viaje) para reservar el servicio de asistencia a pasajeros.

Los compartimientos de primera clase se pueden distinguir por las líneas amarillas sobre las ventanillas. Tenga en cuenta que incluso si el tren estuviera lleno, no podrá sentarse en área de primera clase sin pagar la tarifa correpondiente.

Normalmente, las estaciones están bien señalizadas hacia los centros de las ciudades y las principales atracciones y los autobuses tienen paradas cerca de ellas. Los trenes disminuyen su frecuencia los domingos y feriados públicos.

El mágico viaje de 9 días en BritRail por Gran Bretaña : ¡la travesía de un estadounidense!

Gavin Landry se unió al equipo de Visit Britain el pasado diciembre como director de las Américas. Al llegar a Inglaterra, se embarcó en uno de nuetros itinerarios para familiarizarse con nuestro asombroso país. A continuación Gavin resume su viaje y detalla su experiecia.

Mi esposa, Marea, y yo decidimos realizar el apasionante viaje por Gran Bretaña en tren para conocer lugares en donde nunca habíamos estado. A través del viaje, nos encontramos con atracciones mágicas, excelente comidas y bebidas pero, sobre todo, nos encontramos con algo que hizo de nuestro viaje un viaje especial: la gente de Gran Bretaña. A través de este blog, estaré compartiendo fotos de no sólo de las cosas que vimos, sino también de la gente que conocimos a lo largo de nuestro recorrido. ¡Todos a bordo de nuestro viaje por Gran Bretaña!

Día 1-2

Escocia

Edinburgo

Volamos a Edinburgo en una nueva ruta recién lanzada por Norwegian Airlines. Marea y yo habíamos planeado nuestro viaje en base a un increíblemente interesante video creado por el equipo de VisitBritain. Como estaba por asumir como director regional de VisitBritain para las Américas, quería ver la mayor cantidad de lugares que pudiera antes de sumarme al equipo. Sería un viaje estrictamente investigativo, nada de vacaciones, ¿de acuerdo?

De todas formas, me desperté en Edinburgo en el hotel Hilton Grosvenor y comencé a hablar con un joven llamado Kyle, un glasgowense (en caso de que no conozcan el término, éste significa natural de Glasgow, Escocia). Básicamente, Kyle se desempeñaba como conserge pero al final de nuestro viaje, ambos nos hicimos amigos. Ambos nos enteramos con gran deleite sobre el festival Fringe de Edimburgo. Como planificamos nuestro viaje con bastante anticipación, nos nos dimos cuenta de que éste coincidía con el festival Fringe. Dato curioso: el festival Fringe se inició en Edinburgo hace unos 70 años y hoy en día existen festivales Fringe en todo el mundo. Hay un promedio de 300 espectáculos diarios durante el festival, así que es imposible no encontrar uno (o 20) que le guste. En el primer día, caminamos un poco por la ciudad y nos dirigimos hacia la Royal Mile, la calle Queens Street, el castillo de Edinburgo y otros tantos sitios fantásticos en el corazón de Edinburgo. Luego vimos un espetáculo y terminamos nuestra noche cenando en el restaurante Otro. Un lugar que debe conocer cuando esté en Edinburgo, donde sirven deliciosos risottos. Éste fue el comienzo de unas fantásticas vacaciones.

La Rueda de Falkirk y Los Kelpies

Nos levantamos con un buen desayuno y conocimos a un joven sensacional llamado Cameron, proveniente de Dalkeith en Midlothian, Escocia. Nuestro objectivo del día era llegar a Falkirk y ver la Rueda de Falkirk y los Kelpies. Abordamos un tren y nos dirigimos hacia la estación de Falkirk High (aproximadamente unos 30 minutos; no pudo haber sido más fáci). Para nuestro tramo final hasta la Rueda de Falkirk, decidimos tomar un taxi que nos costó unas £ 7. Sin embargo, teníamos varias opciones, incluyendo un autobús que llega hasta la rueda. La Rueda de Falkirk es una maravilla de la ingeniería construida sobre el sistema de canales caledónicos escocés. Siendo el único elevador de embarcaciones giratorio del mundo, Su Majestad, la reina, inauguró la Rueda de Falkirk en 2002. Dato curioso: la rueda tiene 35 metros de altura, lo que equivale a ocho autobuses de doble piso pilados uno encima de otro.

A continuación, tomamos un autobús para ver los Kelpies (un viaje muy económico de aproximadamente unos 15 minutos). Los Kelpies realmente me dejaron atónito. Las dos cabezas de caballo de metal de unos 30 metros de altura fueron esculpidas por el artista Andy Scott a partir de los caballos de la raza Clydesdale llamados Duke y Barron. Se pueden distinguir las personalidades de cada uno al verlos. Los Kelpies, una palabra que significa “caballo mítico” (piense en un pegaso) son aún más mágicos por las noches y durante determinados momentos durante el año cuando se encienden de acuerdo a los colores de cada temporada. La creación de los Kelpies demoró unos nueve años y fueron inaugurados en 2013 y son, hoy en día, una atracción a nivel mundial. Durante mi visita, pude ver gente de Asia, Medio Oriente y de cada rincón del mundo. No sé si puede pensar en alguna otra atracción que sea nueva como los Kelpies que se haya vuelto una atracción a nivel mundial. Si no se emociona al ver los Kepies por primera vez, mejor hágase un chequeo con su cardiólogo.

Luege de Falkirk, volvimos a Edinburgo, comimos nuevamente en Otro (no me juzguen) y vimos otro espectáculo del festival Fringe (de memoria). Creo que fue Tapeface, el mimo furor del momento.

Día 3

Distrito de los Lagos

Comenzamos nuestro día temprano para tomar el tren a Distrito de los Lagos de Inglaterra, un lugar llamaso Windermere. Nos quedamos en una encantadora posada sobre la costa del lago Windermere. El tren desde Edimburgo nos trajo hasta la estación Oxenholme, desde donde tomamos un taxi hasta nuestro hotel, el Storrs Hall. Este paisaje rural cumbriano del Norte de Inglaterra es justo lo que necesitábamos después de toda la acción que vivimos en Edinburgo. Nos relajamos en el hotel y tuvimos unas magníficas conversaciones con otros huéspedes y miembros del personal del hotel, incluyendo a Fred, un amistoso keniano que ahora es ciudadano británico. Varios huéspedes hablaron sobre visitar la Galería de Beatrix Potter, la escritora de libros de niños, autora de Peter Rabbit (conocido como el “El cuento de Perico el conejo travieso” en España y como “El cuento de Pedrito Conejo” en Hispanoamérica), entre otros obras más.

Boat on Lake Windermere
Días 4 y 5

Manchester y Liverpool

Manchester

Manchester y Liverpool, ¡allá vamos! En este día, decidimos tomar el tren en la estación Windermere en lugar de volver a Oxenholme porque el taxi a Windermere era menos costoso y el viaje era el mismo, sólo con una estación más. El tren entró directamente en Manchester, que se encuentra camino a Liverpool. Al arribar, trotamos hasta el Centro de Visitantes de Manchester, lo que fue una maravillosa caminata para nosotros. Entre las opciones se encontraba la biblioteca de John Rylands, la cual atesora una maravillosa colección de libros raros, el Museo Nacional de Fútbol, (o como lo llamamos en los Estados Unidos, “soccer”) y un bar de cócteles llamado Cloud 23 que se muestra en el video de viajes en tren de VisitBritain. Caminamos por el centro de la ciudad y pudimos palpar el sentimiento de orgullo de Manchester. Hay un espíritu de determinación entre los ciudadanos de Manchester que es inspirador. Rob, un empleado de la municiplidad, nos contó sobre las abejas de Manchester que simbolizan la ética laboral de su gente y luego nos deleitamos al visitar los sitios recomendados por Tony, un trabajador sanitario que, dicho sea de paso, fue a la escuela con Rob. En lo alto del hotel Hilton de Manchester, el bar Cloud 23 ofrece unas vistas magníficas, al igual que una deliciosa comida.

Dato curioso: hay una estatua del presidente Abraham Lincoln en la plaza Lincoln de Manchester. ¿Por qué? Porque Manchester boicoteó el algodón sureño cuando los estados sureños se separaron de la unión justo antes de la guerra civil estadounidense, acto que el presidente Linciln nunco olvidó.

Cuando nuestro día en Manchester llegó a su fin, nos fuimos hacia Liverpool en tren (un viaje de sólo 54 minutos). Hicimos noche en Liverpool y nos quedamos pensando cuándo sería la próxima vez que volvamos a ver más de Manchester.

Liverpool

“Susurra palabras sabias, déjalo ser”. ¡Legamos a Liverpool! Nuestro día comienza con un almuerzo livino en Albert Dock y una visita al The Beatles Experience. La presentación tributo de los Beatles por excelencia y las cosas que nunca supe de los fabulosos cuatro fueron fantásticas. Reservaría al menos unas tres horas para la visita al Beatles Experience. También se puede visitar el bar/pub donde los Beatles tocaban en sus comienzos antes de ir a los Estados Unidos (el Cavern Club). Liverpool es apta para recorrer cominando y también visitamos el museo de arte Tate de la ciudad.

Como ciudad portuaria, Liverpool tiene una rica historia por ser el lugar en donde varios barcos famosos se hicieron a la mar por primera vez. Entre ellos, el Lusitania y el Titanic fueron bautizados en Liverpool.

Las horas del día parecen volar, y nos vamos a acostar con deseos de abordar nuestro siguiente tren a Cardiff, la capital de Gales.

Día 6

Cardiff

Temprano, nos dirigimos a tomar nuestro tren a Cardiff. Luego de un viaje de cuatro horas y media que, por cierto, se nos hizo bastante corto, nos adentramos en Cardiff y la tierra del Dr. Who y la serie de televisión Torchwood. El castillo de Cardiff se erige en el centro de la ciudad, brindando una escena de fondo como no habíamos visto hasta ese momento durante el viaje. Nuestro recorrido a pie por la ciudad más tarde revelaría los varios episodios del Dr. Who que fueron filmados en lugares del castillo de Cardiff.

Tantas maravillosas atraciones cercanas, como el estadio Principality, el estacio nacional de Gales, el cual también se encuentra en el corazón del centro de la ciudad. Conocimos una gente maravillosa en Gales que nos contaron la historia de Gales y la razón por la cual su bandera tiene un dragón. Eso lo tendrá que invstigar usted mismo, pero existen razones prácticas y legendarias por la cuales el dragón rojo adorna la bandera de Gales.

Días 7 y 8

Bath y Stonehenge

Bath

Hoy nos vamos para Bath, Inglaterra. Luego de un viaje en tren de dos horas, llegamos a ciudad de Bath, en el Sudoeste de Inglaterra. La influencia de la época romana se evidencia prominentemente en Bath. Un corto viaje en taxi nos lleva al centro de la ciudad donde nos embarcamos en una caminata autoguiada y nos deleitamos de los numerosos mercados de artesanos locales que venden sus productos recién hechos.

Luego, no dirigimos a los baños romanos. Increíblemente preservados, uno se puede literalmente imaginar los tiempos en los que éste era un sitio de reunión público y parte de la cultura diaria. Otras atracciones de Bath son el puente Pulteney, el Centro de Jane Austen y el Royal Crescent.

Stonehenge

¡Stonehenge! Su construcción comenzó en el año 3100 antes de Cristo sin registros escritos de sus creadores, lo que da lugar a varias teorías sobre la razón de su construcción. Entre ellas, su creación se atribuye a ser un área de aterrizaje de OVNIs o incluso una forma de saber la hora utilizando el sol… De cualquier manera, el lugar es muy impresionante.

Tomamos una visita organizada a Stonehenge desde Bath. Nos recogieron en autobús en Bath y luego viajamos poco más de una hora hasta nuestro destino. El costo fue bastante razonable, por lo que recuerdo, unas £70 por persona. En el autobús, el conductor iba describiendo los lugures por donde pasábamos, lo cual nos hizo disfrutar del viaje. Una de las atracciones por donde pasamos era el contorno de caballo llamado Bratton White Horse cerca de Salisbury. El enorme caballo mide 55 m de alto y 52 m de ancho y es un símbolo bien conocido en la zona.

Stonehenge brinda una gran experiencia a los viajeros, con un acogedor centro de visitantes y autobuses que van desde el centro a la atracción en horarios regulares. En nuestro autobús conoimos a David, el conductor, oriundo de Trowbridge, Inglaterra. Sus familiares son agricultores y él ha vivido en la zona durante toda su vida. Con su brillante sonrisa, es el “líder de turno” según su placa de identifiación.

Día 9

De vuelta a Edinburgo

Nuestro último día… Estamos tristes, ¡pero tenemos más experiencias por vivir! Ya que reservamos un viaje de ida y vuelta a Edinburgh, tenemos que volver a Escocia. So we took the train from Bath fifteen minutes to Bristol Temple Meads, which was the only change for our journey. Luego, cuatro horas y media desués de abordar nuestro tren, nos encontramos en Edinburgo para pasar nuestra última noche. Pensándolo bien, en nuestro próximo viaje podríamos comprar billetes de avión de ida y vuelta con fecha abiera que nos brinden una mayor flexibilidad.

Una vez llegados a Edinburgo, comimos una de nuestros mejores platos en un lugar llamado L’Escargot Bleu que nos recomendó una señora angelical que conocimos en el tren. Los chefs Bertrand y Connor demostraron su talento al fusionar la cocina escocesa con la francesa de una forma que jamás habíamos visto antes.

Culminamos la noche viendo los fuegos artificiales sobre el castillo de Edinburgo como parte del festival militar que se llevaba a cabo esa noche y luego nos topamos on Craig Ferguson, un escocés, en su show en vivo, grabando un podcast para el Fringe.

En resumen, la experiencia en tren fue increíble, y lo que más nos sorprendió fue lo cerca que está todo y lo fácil que es moverse dentro de Inglaterra. Como estadounidense, estoy acostumbrado a volar entre ciudades, pero en sólo cuatro horas de tren uno puede ir a cualquier parte dentro de Gran Bretaña.

#loveGreatBritain

Duranción de los viajes

La duración de los viajes por el país puede estar sujeta a cambios ya que la mayoría de las líneas parten de Londres, donde hay más de diez terminales. Aquí hay unos ejemplos:

Euston, LondresBirmingham (1hora 20 minutos)
Chester (2 horas)
Manchester (2 horas 5 minutos)
Liverpool (2 horas 15 minutos)
Llandudno Junction, Norte de Gales (2 horas 50 minutos)
Kings Cross, LondresYork (1 hora 50 minutos)
Lincoln (2 horas 20 minutos)
Newcastle (2 horas 50 minutos)
Durham (2 horas 55 minutos)
Edinburgo, Escocia (4 horas 20 minutos)
Liverpool Street, LondresCambridge (1 hora 10 minutos)
Norwich (1 hora 40 minutos)
Marylebone, LondresBicester Village (50 minutos)
Warwick (1 hora 25 minutos)
Stratford-upon-Avon (2 horas)
Oxford (1 hora 10 minutos)
London PaddingtonOxford (55 minutos)
Windsor (55 minutos)
Bath (1 hora 25 minutos)
Bristol (1 hora 40 minutos)
Cardiff (2 horas)
St Pancras, LondresBrighton (1 hora 30 minutos)
París por el Eurostar (2 horas 25 minutos)
Victoria, LondresBrighton (55 minutos)
Waterloo, LondresSalisbury para Stonehenge (1 hora 20 minutos)
Bournemouth (1 hora 55 minutos)

Folletos descargables